Las mejores cremas para la piel atópica

Como quien no quiere la cosa, el frío se acerca. Y, con él, la sequedad de la dermis, los picores y las molestias. Por eso, es el momento de ir buscando las mejores cremas para tratar la piel atópica.

Al fin y al cabo, son la solución más eficaz para este problema. Con el objetivo de facilitarte esta tarea, he recopilado los cinco mejores productos del mercado que encontramos disponibles en tiendas en estos momentos.

Las mejores cremas para la piel atópica

Vengo a hablarte a fondo de ellos tras haberlos probado, de modo que luego tú misma decidas cuál se adaptará mejor a tus gustos y necesidades concretas.

También quiero detenerme en repasar brevemente los puntos más importantes sobre esta afección (qué es exactamente, los motivos por los que se produce... ) y otros consejos interesantes.

Porque, aunque la cosmética será tu mayor aliada, también hay otras cosas que puedes hacer para cuidarte y calmar el dolor.

Esto te lo cuento desde la experiencia de alguien que ha tenido que vivir con esta afección durante prácticamente toda su vida. En estos años (¡aunque no te voy a decir cuántos!) he probado de todo, desde remedios caseros a medicina por receta.

Por ello he aprendido qué métodos son los mejores y en qué trucos puedes confiar. Porque la prevención es tanto o más importante que la cura. Así que toma nota, que allá vamos.

El producto estrella: Crema Piel Atópica de Akento Cosmetics

Comprobar precio

Por mucho que este artículo no sea exactamente un top al uso, sí que he querido comenzar por mi producto favorito. De esta manera, si eres impaciente o si te hace mucha falta una crema que te calme las molestias, no tendrás que buscar más.

Porque con el producto para piel atópica de Akento Cosmetics tendrás todo lo que necesitas al alcance de la mano e incluso más de lo que imaginas.

Para empezar, la marca se ha convertido en una de mis favoritas gracias a que sus fórmulas son siempre a base de ingredientes naturales. Encima, no cuenta con parabenos, irritantes, alcoholes o sustancias nocivas.

Debido a esto, consigue actuar con eficacia al mismo tiempo que cuida la piel sensible. Es decir, que no tendrás que preocuparte por los picores, las reacciones alérgicas u otros problemas similares.

En este caso concreto, entre sus compuestos nos topamos con distintos aceites esenciales, como el de jojoba, un humectante excepcional y nada aceitoso que al mismo tiempo mejora la flexibilidad.

A su vez, el Emulium® Mellifera es un emulsionante natural que suaviza y tonifica la dermis, además de proporcionarle nutrición y luminosidad.

Mientras, el Gatuline Skin Repair Bio cuenta con estupendos beneficios cicatrizantes y rejuvenecedores, que ayudan a reparar las pieles dañadas. Además, estimula la propia síntesis de colágeno del organismo.

Por último, el Biogaline G es un aceite refinado extraído de la semilla de granada que se utiliza para inhibir los radicales libres, contrarrestar la oxidación diaria y reconstruir la capa superficial de la dermis.

Gracias a su acción combinada, la piel queda hidratada desde las capas más profundas. Pero es que, además, sus ingredientes consiguen reparar la barrera lipídica cutánea.

¿Qué significa esto? Que tu dermis ha recuperado su método de protección natural y, por tanto, estará protegida frente a los peligrosos factores externos.

Pero una cosa es lo que consigue y otra la manera en la que lo notamos. En este caso, lo primero que apreciarás será una increíble sensación calmante tras usar la crema.

Desde las primeras aplicaciones, reducirá las rojeces, la inflamación y el dolor. Encima, el efecto se prolonga durante horas, de modo que podrás disfrutar de tu día sin rascarte.

Debido a la ligera textura de la crema, la piel la asimila muy rápido y no deja restos o una sensación de pesadez. El resultado es que consigue una nutrición profunda en cuestión de escasos minutos.

Por eso, el segundo resultado que notamos es cómo con cada dosis nuestra dermis se va quedando más y más suave, hasta alcanzar un tacto verdaderamente sedoso.

Si la usas a diario, conseguirás eliminar por completo la sequedad y la tirantez, dejando tu cuerpo hidratado, terso, brillante, sano y ¡sin picores!

Su práctico e higiénico packaging mantiene el producto protegido y en perfecto estado, por lo que no tendrás que preocuparte por si se estropea. A su vez, su fecha de caducidad es muy elevada debido a su baja presencia en conservantes (lo que también previene el temido efecto combinado).

Vamos, que aunque la tengas durante meses en tu armario, no se pondrá mala. Aunque, de todas formas, su aplicación es tan agradable y sus resultados tan fantásticos, que querrás usarla todos los días.

Hacerlo no te supondrá un gran desembolso, ya que el bote de 100 ml cuesta menos de 12€. Teniendo en cuenta lo mucho que cunde y todo lo que consigue, te aseguro que merece la pena ¡porque es una ganga!

Cuidado corporal de Pediatopic

Fabricado por los Laboratorios Ordesa, este producto ha sido diseñado para pieles atópicas o que sufran grandes problemas de sequedad, por lo que ofrece una nutrición a fondo y una completa protección.

De hecho, consigue una interesante función de amparo de la dermis, que queda segura frente a los factores externos debido a que el producto mimetiza y potencia los propios procesos de defensa natural del organismo.

Esto es posible gracias a una fórmula eminentemente natural, en la que nos topamos con el compuesto dermo sense complex, que ayuda a regular la sequedad, la irritación y el picor.

Aunque su efecto calmante no es tan inmediato como el de otros productos, con el uso prolongado reduce notablemente las molestias y los granitos. Por eso, es perfecta para controlar los brotes especialmente duros.

Además, aporta una gran suavidad y nutrición… en niños pequeños, ya que en el caso de los adultos siento que se queda algo corta. Por eso, si eres un caso extremo como me sucede a mí, es posible que tengas que complementarla con otro producto.

Por lo demás, su textura es algo densa pero se extiende sin problemas. Y tampoco deja brillos. Aunque, eso sí, su aroma es muy intenso y entiendo que en algunos casos pueda llegar a resultar molesto.

Respecto a su packaging (muy simplón y con poco a destacar), el bote es muy grande, por lo que no te será cómodo para llevártelo de viaje. Al menos, al ser opaco el contenido queda bien protegido.

Un ligero inconveniente es que su dispensador tiene cierta tendencia a atascarse. Si eres impaciente, como yo, te advierto: no hagas mucha presión muy rápido, porque luego te acabarás pringando cuando salga toda la crema de golpe.

Como contiene 500 ml por envase, me parece que los cerca de 22€ que cuesta es una cantidad más que adecuada. Es cierto que se gasta muy rápido, pero la relación entre la calidad y su precio no deja de estar francamente bien.

Crema Relipidizante XeraCalm A.D de Avène

A pesar de que su nombre sea algo rebuscado, este cosmético es básicamente un anti-irritante estupendo para calmar las molestias derivadas de la dermatitis atópica en casos no muy severos.

Con unos ingredientes capaces de disminuir el prurito y la inflamación, en su fórmula destaca un activo biotecnológico estupendo como es la L-modulia, capaz de aliviar el enrojecimiento y la irritación.

Asimismo, el agua termal de Avène, que encontramos en todos los productos de la marca, es calmante y desensibilizante. Por su parte, los CER-OMEGA nutren, reparan y fortalecen la película de protección de la dermis, dejándola protegida frente al exterior.

Como entre sus compuestos no encontramos perfume, colorantes, alcohol o conservantes, no tendremos que preocuparnos por reacciones alérgicas o posibles efectos adversos.

Como resultado de este combo, en 5 días es capaz de reducir el picor. Es lo que promete el producto y es lo que consigue, aunque personalmente considero que tarda demasiado en proporcionar esa sensación de alivio que tanto buscamos.

A cambio, en una semana reduce en un 50% la sequedad de la dermis, de modo que la irritación disminuye y la suavidad aumenta, quedando la piel más sana y bonita.

El diseño es muy minimalista y estético, con unos tonos crema muy elegantes. A su vez, el bote opaco y el interesante dispensador hacen que resulte tan práctico como higiénico, por lo que en ese sentido no tengo quejas.

Mi problema principal es que, como su ligera textura se absorbe muy rápido, hace falta bastante cantidad en cada aplicación para abarcar una superficie notable de la piel. De esta forma, aunque el envase venga con 200 ml, estos se agotan antes de que te des cuenta.

Al menos, el precio no es demasiado elevado, pues vale alrededor de 15€. Aunque es verdad que, sobre todo en comparación con los productos anteriores, acaba saliendo más caro. Así que es otro elemento que tendrás que tener en cuenta antes de decidirte.

Crema Emoliente Diaria Bepanthol SensiControl de Bayer

Si lo que buscas es una hidratación profunda y duradera en el tiempo, esta crema de Bayer es una gran apuesta, ya que restaura la barrera de protección de las dermis sensibles, impidiendo que se resequen.

Formulada con un prebiótico, sus ingredientes consiguen estimular la microflora cutánea que se encarga de la función de defensa. Mientras, su contenido en Pro-Vitamina B5 aporta una nutrición duradera y profunda.

También tiene entre sus compuestos principales vitamina B3, diversos aceites naturales (como el de bayas de espino amarillo y el de oliva) y una sorprendente tecnología de lípidos lamelares, una mezcla que consigue reforzar la barrera cutánea.

Sin embargo, tengo que avisarte que está más indicado para quienes tengan tendencia a la dermatitis, pero sin estar atravesando alteraciones muy fuertes. Vamos, que si tu caso es grave, es mejor que busques otra cosa.

Esto se debe a que funciona mejor como método de prevención -ya que te libra de los brotes fuertes durante un mínimo de 3 meses- que como una forma de calmar las irritaciones actuales.

En la línea de los botes grandes, reconozco que su packaging me parece cero atractivo. Aunque no importa demasiado porque al menos cumple con creces su función de mantener la crema del interior en perfecto estado.

Un detalle muy notable es que el envase de 400 ml cuesta menos de 25€, así que como cada 100 ml te acaban saliendo por alrededor de 6€, su precio es bastante insuperable.Y eso siempre viene bien.

Crema emoliente pediátrica de Laboratorios Babé

Desde su propio nombre a su adorable envasado, queda más que claro que este producto está pensado especialmente para la protección de la dermis de los más pequeños, ya que es ideal para el cuidado infantil.

Sin embargo, en el caso de adultos que no padezcan brotes severos también puede ser muy interesante, ya que sus propiedades regenerantes ayudan a combatir la sequedad localizada, aliviar hasta el picor más intenso y reducir la inflamación.

Como cuenta con una fórmula muy rica en ácidos grasos esenciales Omega 3, 6 y 9, refuerza con eficacia el sistema de defensa cutáneo, impidiendo que la humedad desaparezca y disminuyendo de forma notable el riesgo de infección.

Además contiene aceite de aguacate (con un alto poder nutritivo), vitaminas E y F (aumentan la película protectora), glicerina (un potente humectante) y manteca de karité (mejora la elasticidad). Esto también le da una textura muy líquida que a veces resulta complicada de extender.

Por tanto, proporciona un alivio inmediato y en poco tiempo reduce la irritación, la tirantez y la sensación intensa de picor. Sin embargo, en casos muy extremos no conseguirá cicatrizar la piel por completo.

Ya lo he mencionado, pero el packaging es muy mono, aunque resulte -como es lógico- muy aniñado. Una vez más, es seguro, higiénico y práctico, que al final es en lo que más debemos fijarnos.

Pero es que, además, está muy bien de precio, debido a que el envase con 200 ml no llega ni a los 10€ de precio, de manera que podrás darle una oportunidad para ver qué tal te funciona sin dejarte demasiado dinero.

La importancia de los cosméticos especializados y de darles un buen uso

Con cualquiera de estos productos, seguro que notas una mejora en tu piel. Sin embargo, esta no irá más allá de una mera hidratación salvo que sepas utilizarlos como corresponde.

Porque, aunque nos pueda parecer obvio, a veces no tenemos en cuenta las instrucciones de los cosméticos y eso hace que pierdan propiedades. Es decir, que a veces los desperdiciamos por no saber cómo usarlos.

A mí me ha pasado durante mucho tiempo. Precisamente fue a través de comentarios en Internet que descubrí las claves de una buena aplicación. Y te aseguro que la diferencia se nota.

Para que tú también puedas exprimir al máximo tu crema de confianza, te voy a explicar qué elementos debes tener en cuenta antes de usarla.

El primero es que nunca se debe extender sobre la piel si no está limpia, pues eso solo haría que extendiéramos la partículas por todo el cuerpo. Lo mismo si está húmeda, ya sea de sudor o agua, puesto que entonces el producto no podría penetrar bien en la dermis.

Por eso, el momento idóneo para aplicar la crema es después del baño o ducha. Como todavía queda algo de humedad, el producto se asimilará mejor y podrá introducirse hasta en las capas cutáneas más profundas.

En cuanto al método, es mejor que vayas extendiendo la crema por partes y de poquito a poco a echarte un pegote e intentar extenderlo rápido. Es más eficaz y práctico de esta forma.

Usa las yemas de los dedos para repartir el producto por la zona en la que te estés centrando, intentando que quede repartida de manera uniforme. Así evitas que haya partes que queden más cuidadas que otras.

Si además ejerces una ligera presión y al mismo tiempo realizas amplios movimientos circulares, conseguirás que se absorba bien y que se reactive el flujo sanguíneo, un detalle muy importante.

Tendrás que repetir este proceso a diario y ser constante para conseguir unos grandes resultados, porque solo con perseverancia lograrás aprovechar sus beneficios al completo.

En concreto, conviene que uses la crema una vez por la mañana y otra por la noche. De esta forma tu cuerpo permanecerá hidratado y evitando los picores a lo largo de todo el día.

De todas maneras, si estás atravesando un brote de dermatitis complicado o tienes áreas especialmente dañadas -como pueden ser las manos ahora que tenemos que usar tanto el gel hidroalcohólico- que sepas que puedes usar la crema todas las veces que te hagan falta.

Pero, ¿por qué es tan importante que usemos productos cosméticos específicos para tratar la piel atópica? Para empezar, porque calman la sensación de picor, que siempre viene bien. Aunque el motivo principal es que son capaces de restaurar la barrera cutánea.

Es decir, que dedicándole unos minutos al día, logras dejar tu piel protegida frente a los factores externos. Así evitas que se irrite y que dé lugar al terrible ciclo de molestias y rascados del que vamos a hablar a continuación.

¿Por qué se produce la piel atópica?: Explicación y consejos

Por último, en este bloque vamos a analizar por qué se produce la dermatitis atópica, qué factores son los que influyen en ella y qué pautas puedes seguir para conseguir reducir sus molestias.

Con esto, espero que puedas entender por qué se produce este problema y los motivos por lo que es importante que te cuides si no quieres volver a caer en el rascado.

¿Qué es la piel atópica?

Empecemos por lo básico: la piel atópica es una afección crónica que está relacionada con factores genéticos. Por eso, no existe un tratamiento que la haga desaparecer, solo formas de paliar sus síntomas.

Se produce por la falta de ceramidas -un compuesto esencial para el buen estado de las células cutáneas, ya que mantiene su cohesión- en la composición lipídica. Esto lleva a la dermis a presentar xerosis. O, lo que es lo mismo, a secarse más de la cuenta.

También juega un papel importante la histamina, una hormona que se libera cuando nuestro organismo reacciona ante señales de alarma. Es decir, que el sistema autoinmune asocia determinados estímulos como peligrosos, aunque en verdad no lo sean.

El problema reside en que en el caso de la dermatitis esta reacción es exagerada, lo que ocasiona que ante ciertos elementos -como el polen o el sudor- el cuerpo actúe de forma desproporcionada.

Como consecuencia, la piel se vuelve más vulnerable y sensible frente a los agentes químicos o físicos, las cuestiones emocionales o cualquier tipo de elemento externo. Y, desgraciadamente, son muchos los elementos que influyen.

A su vez, esta falta de protección lleva a que se desencadene el prurito de la piel. Así comienza un círculo vicioso en el que la dermis se irrita y pica, caemos en la trampa del rascado y, fruto de esto, se inflama e incluso se llega a infectar.

Que luego presente un aspecto muy deteriorado y que acabe doliendo es otro resultado directo, además de una situación extremadamente molesta. Para evitarlo, una correcta hidratación es vital.

¿Cómo puedes paliar sus síntomas?

Que este artículo se centre en cremas cosméticas profesionales, es una clara señal de que son el remedio óptimo a la hora de cicatrizar, calmar y recuperar la dermis. Pero, más allá de esto, existen otras pautas que conviene seguir si quieres evitar que la irritación se produzca en primer lugar.

Todas están relacionadas directamente con evitar la exposición a los factores que desencadenan o agravan esta enfermedad. Así, defiéndete del frío con prendas de abrigo ahora que se acerca y evita también los lugares que tienen la calefacción demasiado elevada.

Asimismo, es importante que uses ropa adecuada, preferiblemente de algodón (y nunca de lana o tejidos sintéticos como el nylon), que no sea ajustada (para que no afecte a la circulación sanguínea) y que permita la transpiración, pues la sudoración excesiva irrita la piel.

Tampoco conviene que fumes o que te desenvuelvas en ambientes con este humo, al igual que el de la contaminación, que es igual de nocivo. De la misma manera, no es bueno que te expongas a determinadas plantas si eres alérgica.

En esa línea, la moqueta y las alfombras retienen ácaros y polen, mientras que los purificadores de aire se dedican a mover estas sustancias por toda la habitación. Por eso, es mejor que evites todos estos objetos.

También es importante que evites los productos de higiene o limpieza con sustancias químicas dañinas en su formulación y que no abuses de los suavizantes en tu lavadora. Además, ventila y barre a diario tu hogar.

Por supuesto, que lleves un ritmo de vida sano ayuda. Ten una dieta variada y equilibrada, en la que abunden vitaminas y minerales; duerme tus ocho horas de sueño al día; haz algo de deporte y evita las situaciones de estrés (o ten herramientas para poder enfrentarte a ellas).

Para terminar, lleva siempre un termo con agua a buena temperatura y apuesta a su vez por las infusiones diuréticas. No olvides que es fundamental que mantengas una correcta hidratación en todo momento, ya que, entre otros muchos beneficios, esto es lo que le devolverá la elasticidad perdida a tu piel.

Si eres veterana en esto de los problemas de dermatitis, seguro que estás concienciada de lo importante que es tratarla. Pero, sea como sea, confío en que este artículo te haya aclarado los motivos por los que es fundamental seguir una serie de pautas para paliar las molestias.

Es cierto que al principio te puede resultar molesto o que te parezca demasiado, pero te aseguro que son más sencillas de cumplir de lo que crees y, sobre todo, que merece la pena el esfuerzo.

Al final, esta afección es crónica y tendremos que aprender a vivir con ella, por lo que solo podemos ir con cuidado y tomar precauciones para evitar que la dermis se seque, irrite y comience a picar.

Para ello, una buena hidratación es tan importante como el uso diario de un buen cosmético profesional, que será la manera más rápida, fácil y eficaz de calmar, curar y recuperar tu piel.

Entre los productos que hemos visto encuentras las mejores cremas para la piel atópica del momento, así que no dudes en apostar por alguna de ellas. Si no lo tienes claro, recuerda que la alternativa de Akento Cosmetics es perfecta en todos los casos. Ahora solo tienes que tener paciencia y comenzar a cuidarte.