Las mejores cremas para tratar las estrías

¿Estrías? No desesperes, porque existe una manera rápida, sencilla y eficaz de conseguir grandes resultados en poco tiempo. Efectivamente, hablo de las mejores cremas para tratar las estrías.

Si no sabes por dónde comenzar o a cuál conviene darle una oportunidad, sigue leyendo, ya que he recopilado las más eficaces del mercado en la actualidad.

Las mejores cremas para tratar las estrías

Es decir, que a lo largo de los siguientes párrafos descubriremos precisamente el top de productos profesionales que, por su calidad, su precio y, sobre todo, sus excelentes resultados, merece la pena tener en el radar.

Así que no me enrollo más de la cuenta, que ahora viene lo interesante.

Crema antiestrías de Akento Cosmetics

Comprobar precio

Lo reconozco: que haya empezado por este producto no es casualidad. Si he querido que inaugure este artículo es para ahorrarte los clásicos tops estilo cuenta atrás, que a mí me ponen muy nerviosa.

Por tanto, en caso de que no sepas por dónde comenzar y/o busques un cosmético potente, asequible, fácil de usar y apto para todas las pieles, ya te dejo claro que solo tienes que confiar en Akento Cosmetics.

Esta marca se ha convertido en una de mis favoritas gracias a que sus ingredientes son eficaces y de origen completamente natural, ya que provienen de productos vegetales.

Entre sus principios activos destacan:

A su vez, dado que la crema ha sido testada dermatológicamente y no contiene parabenos, irritantes, alcoholes, u otras sustancias nocivas, será ideal hasta para aquellas dermis más sensibles.

Vamos, que es segura usarla hasta durante los meses del embarazo y la lactancia.

Como además tiene muy poquitos conservantes, te aseguras que no se genere el temido efecto combinado, provocado por la acumulación de sustancias nocivas que provienen de diferentes cosméticos que hemos usado de forma prolongada a lo largo del tiempo.

A su conservación ayuda su estupendo packaging. Sencillo, cómodo de transportar y muy práctico, pues su dispensador permite extraer la cantidad necesaria que vamos a usar y evitar así el desperdicio.

Esto evita que introduzcamos la mano en el bote y contaminemos con ella el producto.

Desde el primer momento me enamoró su textura ligera y cremosa, que se extiende sin problemas y encima se absorbe en cuestión de segundos.

Gracias a esto, aunque tengo la piel con tendencia grasa, me he podido olvidar de los molestos brillos o de pasarme el día con una incómoda sensación pegajosa.

En cuanto al tema central, los resultados, lo más interesante es que se consiguen en poquito tiempo.

Desde las primeras aplicaciones se aprecia la dermis más nutrida.

Después, a lo largo de la primera semana, la suavidad de la piel se mantiene en todo momento y las estrías comienzan a difuminarse, quedando las más leves o recientes casi invisibles.

Respecto a las más arraigadas, en alrededor de un mes también se suavizan de forma notable. Por tanto, todo lo que logra me parece excelente.

Encima, mientras la he estado usando no me han salido nuevas marcas. Así que logra prevenir y reducir.

Como resultado, consigues un cuerpo terso, con el tono unificado, profundamente nutrido, sano y radiante, para que te sientas a gusto contigo misma en todo momento.

Lo mejor es que puedes conseguir todo esto por la cifra de 23,90€, que es por lo que te sale un bote con 200 ml. Como además cunde mucho, será sin duda una gran inversión.

Aceite contra las estrías de Mammacita

Desde su mismo nombre nos deja muy claro que se trata de un producto diseñado especialmente para las embarazadas, por lo que de entrada no debería dar problemas para ningún tipo de piel.

Encima, como no cuenta con aroma, no te provocará malestar si eres sensible a los olores intensos.

Con una formulación natural, posee una interesante mezcla de aceites vegetales, entre los que destacan:

Junto a ellos, el alto contenido en vitaminas E y A -que ayudan a la regeneración celular, y a la producción de elastina y colágeno- hace que tu cuerpo quede nutrido en profundidad, devolviéndole de esta manera la elasticidad y previniendo la futura aparición de estrías.

A su vez, como cuenta con extracto de manzanilla y caléndula, tiene unas interesantes propiedades calmantes que te aliviarán las molestias desde los primeros usos.

Lo que no encontrarás en ella son siliconas, parabenos, conservantes o alcohol, así que en esa línea estupendo.

Como se trata de un aceite, su textura es líquida y fácil de aplicar, además de que se absorbe francamente bien.

Eso sí, por desgracia luego deja una sensación de pesadez en la zona y algunos brillos, por lo que creo que es más adecuada para pieles muy secas que para quienes las tenemos con tendencia a acumular sebo.

El bote es opaco y tiene un tapón que hace las veces de dispensador. El problema es que acaba echando más producto del necesario, ya que el aceite sale con mucha fuerza.

Al ser tan líquido, es fácil que te acabes manchando. Por este motivo a veces siento que estoy desperdiciando una parte del producto.

De todas formas, mi principal problema es que solo previene, y no combate las marcas ya existentes más arraigadas.

Por lo demás no tengo quejas, ya que encima el bote de 250 ml cuesta menos de 20€, por lo que me parece que tiene un precio más que aceptable para los resultados que ofrece, y eso siempre es de agradecer.

Crema de prevención de las estrías de Elancyl

Gracias a su triple efecto de prevención, nutrición y confort, esta cremosa crema (valga la redundancia) es ideal para hidratar la piel a todos los niveles.

Y evitar así que dé lugar a la temida aparición de las estrías, pues le devuelve la flexibilidad perdida a tu dermis antes de que hagan sus primeras apariciones.

En sus ingredientes no hay parabenos, por lo que no causa irritación, aunque puede llegar a generar algo de picor si la empleas sobre la dermis irritada, por lo que ándate con ojo.

Lo que sí que cuenta es con aceite de cártamo , que proporciona confort inmediato, aporta suavidad, hidrata y protege frente a la distensión brusca y pantenol capaz de aumentar la proliferación celular.

En esta ocasión me he topado con una textura peculiar, diferente a lo que estaba acostumbrada, por ser algo más espesa, aunque muy agradable y sencilla de utilizar.

No me ha ocurrido lo mismo con su aroma, demasiado intenso y penetrante para mi gusto, ya que te acaba acompañando todo el día.

Al menos, esta crema no aporta nada de grasa, pues se absorbe sin dejar restos.

En conjunto, el packaging en general es resultón y funcional, aunque no destaca particularmente en ningún aspecto, ni para bien ni para mal.

Los resultados que ofrece, que es lo principal, son bastante buenos.

Aunque la verdad es que para apreciarlos tienes que tener paciencia, ya que en las primeras semanas solo se nota poco a poco la dermis más suave y sedosa.

Hasta pasados unos meses no será cuando aprecies cómo las estrías se difuminan hasta dar la sensación de ser casi invisible.

Respecto a su precio, reconozco que es algo elevado, ya que ronda los 40€.

Es cierto que el envase viene con 500 ml, pero como tampoco es capaz de actuar sobre las estrías más arraigadas hasta eliminarlas por completo, me parece una cifra algo excesiva y desde luego no apta para todos los bolsillos.

Woman ISDIN antiestrías

Una vez más, este producto está hecho a base de compuestos naturales que, combinados, ayudan a devolver la flexibilidad a la dermis, hidratarla desde las capas más profundas, reducir las estrías y prevenir su aparición.

Esto es posible a través de una fórmula en la que hay:

Debido a que no cuenta con parabenos, es apta para todo el mundo, pues además ha sido previamente testada dermatológicamente.

O al menos eso se supone, ya que entre sus elementos sí que existen siliconas y otros ingredientes que pueden ser nocivos, sobre todo si tienes la dermis sensible o sufres algún problema de alergia, por lo que es mejor que vayas con cuidado.

Su envasado está muy en la línea de los vistos con anterioridad: opaco, con un dispensador muy práctico, tamaño que hace que se transporte con facilidad y un formato que hace que sea muy cómodo e higiénico.

Si nos vamos a analizar su textura, personalmente la encuentro algo aceitosa y menos untuosa, que es lo que me suele gustar más.

Pero, a pesar de mis recelos iniciales, se extiende y se absorbe sin mayores complicaciones.

Por desgracia, una vez más, el aroma sí que vuelve a ser muy molesto, por lo que eso me echa algo para atrás.

En la primera semana se aprecia la piel muy suave gracias al incremento de la hidratación, aunque a veces se generan brillos en las horas posteriores a usarla, al menos en aquellas zonas con más tendencia grasa.

Después, cuando llevamos un mes con ella, ya se nota que ha perdido flacidez y que está mucho más tersa. Sin embargo, las estrías no desaparecen.

Las nuevas se suavizan y no aparecen más marcas, pero las más asentadas siguen intactas en todo momento.

Al menos, su precio no es muy excesivo, ya que el envase de 250 ml te sale por alrededor de 25€, un precio adecuado si quieres al menos darle una oportunidad.

Biovergetures de Biotherm

Para terminar, nos situamos frente a un completo tratamiento adecuado tanto para embarazadas como para todo tipo de pieles gracias a su cuidada formulación.

A su vez, como en su fórmula nos encontramos con un cóctel de principios activos a base de silicio e hidroxiprolina, las fibras de la piel quedan restauradas y así no pierden propiedades.

Esto, combinado con aceite de karité (protege frente a los factores externos, evitando que pierda hidratación) y de soja (regenera, reactiva las células y regula la queratinización), consigue devolverle la nutrición y la flexibilidad.

Mediante una textura verdaderamente cremosa que no deja brillos tras la aplicación, su uso resulta muy agradable, por mucho que luego debas esperar unos minutos a que acabe de absorberse del todo, ya que de otra manera acabarás pringando tu ropa.

Lo más llamativo es que proporciona alivio sobre la piel cansada o agrietada, así como una notable suavidad, que se mantiene a lo largo del día.

Es decir, que si necesitas restaurar el estado de tu dermis, protegerla o cuidarla, es una alternativa estupenda.

En caso de que busques resultados rápidos frente a las estrías instauradas, no será lo tuyo, ya que para eso sí se toma su tiempo a la hora de conseguir cambios que se aprecien a simple vista.

Luego son buenos, dado que las estrías se difuminan y suavizan de forma notable, pero entiendo que no todo el mundo esté dispuesto a esperar tanto para comprobarlo.

Otro problema es que de nuevo nos topamos con un gran inconveniente como es su elevado precio, puesto que por mucho que el bote contiene 450 gr, una cantidad que no está nada mal, la suma que debes desembolsar por conseguirlos asciende hasta los 43€.

Todo lo que debes saber sobre su método de empleo

Por mucho que te haya seleccionado los mejores productos, de poco te va a servir hacerte con ellos si luego no sabes cómo utilizarlos de forma correcta.

Un mal uso puede tirar por tierra todos sus beneficios y llevarte a perder el tiempo, ese valioso recurso. Por fortuna, la correcta manera de emplearlos no tiene mucho misterio, como te voy a explicar ahora.

Siempre que utilices una crema tienes que asegurarte que sea sobre la piel previamente limpia y seca, para que la suciedad no interfiera o la acabes arrastrando por todo el cuerpo.

Por eso, el mejor momento para usar tu antiestrías favorita es después del baño, ya que la dermis todavía tendrá algo de humedad, lo que ayuda a que el producto penetre mejor y se absorba bien.

Como no siempre es posible, basta que uses una toalla mojada sobre la zona y que luego le des unos toquecitos, sin arrastrar, para secar.

A continuación, tienes que extraer la cantidad necesaria de crema -intentando hacerlo de manera uniforme por toda la piel y, usando las yemas de los dedos, extenderla por las áreas a tratar mediante suaves masajes circulares.

No te olvides de ejercer algo de presión, ya que eso reactiva la circulación, lo que a su vez permite que la sangre llegue a todo el cuerpo, llevando los nutrientes necesarios allí donde hacen verdadera falta.

De todas formas, el punto clave es que tienes que ser constante y utilizar la crema a diario.

Es más, lo más recomendable es que la apliques una vez por la mañana, cuando te pongas en marcha para afrontar el día, y otra por la noche, en el momento en que te prepares para descansar, ya que así tu dermis descansa y se recupera a la vez que lo haces tú.

Sobre las estrías y su tratamiento: guía fácil para iniciarse

Antes de terminar, quiero dejar claros una serie de conceptos, para que no pierdas de vista que solo la perseverancia y un ritmo de vida adecuado conseguirán que las estrías desaparezcan por completo de tu piel.

Pero, para que entiendas a qué se debe su eficacia, lo primero que hay que explicar es qué es exactamente esta afección.

Qué son las estrías y cómo se forman

Básicamente, se trata de unos desgarros que se producen en nuestra dermis.

Seguro que ya sabes qué aspecto tienen, pero son unas marquitas alargadas, de tono blanquecino o rojizo, dependiendo de lo reciente que haya sido su creación.

El motivo de su presencia es que, ante cambios muy bruscos (dietas estrictas, aumentos de peso en poco tiempo o cuestiones hormonales, como el embarazo o la adolescencia), la piel no tiene tiempo de adaptarse y, como resultado de esta rápida expansión, se rompe.

También por esto, se da con más frecuencias en las áreas más afectadas por estas cuestiones, como los pechos, el estómago, los glúteos o los muslos.

Es decir, que se estira con mucha velocidad, lo que hace que se acabe volviendo cada vez más tirante y fina, cada vez más… hasta que se rompe.

De esta forma se crean unas líneas visibles a simple vista. Pero no te preocupes, no se trata de un proceso doloroso. El único problema de las estrías es estético.

Por ese motivo, cuidar la elasticidad es vital, ya que si nuestro organismo se mantiene flexible, tendrá más facilidad para no verse superado por los cambios.

Vamos, que necesitas mantener una correcta hidratación en todo momento, para que tu cuerpo genere elastina y colágeno por sí mismo, de forma que las células cutáneas estén sanas.

Algunos consejos interesantes para mantenerlas bajo control

A veces hay pequeños detalles que se nos antojan tontos, pero que tienen una influencia más fuerte de lo que creemos en nuestro organismo.

De esa manera, aunque no nos demos cuenta, evitar las prendas demasiado ceñidas será una buena forma de dejar que tu organismo respire.

Porque, si llevas ropa ajustada, la sangre circulará peor y eso tiene consecuencias negativas.

Por eso mismo, cuando te duches debes huir de las temperaturas extremas y apostar por el agua templada tirando a fresquita, que reactiva el metabolismo.

Además, por mucho que haya llegado el otoño, que el sol no caliente tanto y que las nubes engañen, no te olvides de usar protector solar si vas a salir a la calle, pues sus rayos son uno de los principales culpables del envejecimiento prematuro de la dermis.

Dicho esto, también existen algunos remedios caseros que puedes poner en práctica sin salir de casa.

Por ejemplo, los masajes con aceites esenciales reactivan la circulación de la zona, hidratan en profundidad.

Y, en función de las propiedades del producto seleccionado, pueden tener otros beneficios, como aumentar la flexibilidad si empleas el de almendra dulce o acelerar la cicatrización si apuestas por la rosa mosqueta.

En esa línea, hacer una exfoliación semanal si tus estrías son abundantes o cada dos semanas si son más suaves te permitirá renovar con las capas exteriores de la dermis, acabando con las pieles muertas y dando lugar a que se renueven las células cutáneas.

Más allá de esto, lo ideal es que lleves un ritmo de vida sano. Esto implica, por un lado, que tengas una dieta sana y equilibrada, en la que abunden las frutas y verduras.

En general, debes priorizar aquellos alimentos con vitaminas -en especial la C, tan abundante en cítricos-, las proteínas -presentes en frutos secos, huevos, soja o carnes- y el potasio, que se encuentra en los plátanos.

Por otro, debes buscar un ratito a lo largo de la semana para realizar deporte. Si puedes salir a caminar a diario, sería estupendo.

Pero también la bici o el baile son grandes maneras de moverte a la vez que disfrutas.

En general, cualquier tipo de ejercicio es beneficioso, aunque conviene que mezcles los aeróbicos con los cardiovasculares.

Aunque, como ya he comentado, lo principal es la hidratación, de manera que tienes que beber una cantidad suficiente de agua a diario.

Para que te resulte más sencillo, lleva siempre un termo encima -así el agua no se recalienta ni sabe a plástico- e incluso apuesta por alguna app que te notifique y controle la cantidad que ingieres.

Si se te hace algo de bola, combínala con infusiones, cuyos sabores y propiedades son muy variados.

Por tanto, si quieres acabar con las estrías, es importante que busques adaptar tu ritmo de vida a una serie de pautas que son sencillas de seguir, sobre todo teniendo en cuenta los grandes resultados que ofrece.

Pero, más allá de esto, las mejores cremas antiestrías son la forma óptima de eliminar estas marcas de forma eficaz, rápida y directa… siempre que las uses a diario.